Medidas de retorsión en Panamá por listas discriminatorias

El pasado 26 de octubre de 2016 se aprobó en Panamá la ley de Retorsión Económica, que establece sanciones aplicables en caso de restricciones discriminatorias extranjeras en contra del país canalero. La norma se pudiese imponer a Estados, jurisdicciones u organismos internacionales que de alguna forma u otra discriminen, apliquen medidas desventajosas o limiten a cualquier persona natural o jurídica panameña, u organizaciones establecidas bajo la ley de Panamá.

Dichas acciones discriminatorias merecerán un trato recíproco, así como mecanismos de retorsión tales como:

  • Medidas tributarias respecto a la determinación de los impuestos aplicables sobre dividendos y remesas al exterior que sean pagados o acreditados en concepto de intereses, regalías, comisiones o cualquier clase de renta producida en Panamá
  • Medidas de incremento arancelario a las personas naturales o jurídicas de Estados que discriminan a Panamá
  • Medidas migratorias y laborales a los nacionales de las jurisdicción incluida en la Lista de Estados que Discriminan
  • Restricción o suspensión del movimiento de carga o pasajeros vía terrestre
  • Así cualquier otra medida que decida adoptar el Consejo de Gabinete.

Bajo esta ley, el Ministerio de Economía y Finanzas tendrá la responsabilidad de crear la lista de estados que discriminan a Panamá, lo cual hará en acuerdo con el Ministerio de Comercio e Industria y el Ministerio de Relaciones Exteriores. El Consejo de Gabinete evaluará entonces los hechos y antecedentes relativos a las medidas discriminatorias, presentados por estos tres Ministerios, y determinará los mecanismos de retorsión que deberán ser aplicadas en respuesta a las medidas discriminatorias, así como su ampliación, reducción, modificación, suspensión o retiro.

Esta medida busca sacar a Panamá de las listas discriminatorias de países como Brasil, Perú, Ecuador, Francia y Portugal, entre otros, y reforzar la posición de Panamá como un país que cumple con los más altos estándares de transparencia fiscal, con un sistema financiero robusto y estable.

De lograrse la eliminación de Panamá de las mencionadas listas discriminatorias, la Ley de Retorsión solo se aplicaría en casos en que no funciones la reciprocidad en un trato justo.

En el pasado Panamá se ha visto forzado a aplicar medidas de retorsión, específicamente contra Francia, suspendiéndole en 2011 el contrato a la Compagnie Francaise D’Assurance Pour le Comerce Extérieur (Coface), con la que iba a financiar la línea 1 del metro, luego que Francia insistiera en que Panamá no coopera en el tema de fraude fiscal.